A escasos días de su 70 cumpleaños, fallece Palomo Linares

Ha muerto el torero que jamás se cortó la coleta

Pase por alto de Palomo Linares

Palomo Linares, el torero y pintor, ha fallecido tras varios días después de una operación a corazón abierto, en el Hospital Gregorio  Marañón y tras haber estado en Cuidados Intensivos.

El pasado viernes se sometía el torero a una intervención de corazón para realizarle una operación de doble bypass aortocoronario, aunque la operación había transcurrido sin incidencias según el parte médico.

Sebastián Palomo Linares nace el 27 de abril de 1947, cuatro meses antes de la muerte de Manolete; hijo de minero y de ama de casa. Entra a trabajar de aprendiz en la zapatería de Pedro Quesada, quien fuera hermano del torero Víctor Quesada.

Con 16 años comienza como becerrista, participa en tentaderos y capeas. Y el 10 de agosto de 1963 en Linares, se presenta Sebastián Palomo "El chico", el becerrista más joven de toda España. Un año más tarde llega el concurso de jóvenes promesas La Oportunidad en la Plaza de Toros de Vista Alegre, Madrid, donde participa y en el que se fijan en él los Lozano y los Dominguín que lo apoderan, y le llaman para torear el sábado siguiente, llevando por primera vez un traje de luces.

Nuestra revista ha tenido la oportunidad de entrevistar al torero en varias ocasiones. Nos sentimos afligidos y deseamos ánimo y fuerza a sus familiares y amigos. Así, queremos recordar su espíritu luchador y de competidor, con una parte de la entrevista que se publicó en agosto de 2016, con motivo de su alternativa como torero, donde hablamos sobre algunas de sus hazañas en su larga carrera:

-"Ha cortado orejas y rabos en plazas tan importantes como Plaza México en 1972, convirtiéndose en el segundo español en obtenerlo tras Manolete en 1946; y el conocido rabo de Cigarrón en las Ventas, ese mismo año, tras el cual nadie ha conseguido esta hazaña.

-El rabo de las Ventas fue el último rabo cortado por un torero. Pero además, no se había cortado un rabo desde 1936. En la historia del toreo, no creo que haya habido ningún torero que haya cortado rabo en Méjico y en Madrid. El mismo torero y el mismo año.

 -¿Qué valoración hace de su carrera hasta el día de hoy, porque usted nunca se ha retirado?

 -(Ríe) Nunca me he retirado, yo siempre quise ser torero hasta la muerte, porque es la profesión que me ha apasionado toda la vida, y lo que siempre quise ser. Nunca he dicho de retirarme, solamente que dejé de torear en público y vestido de luces. En cuanto a la valoración de mi carrera, ahí está la Historia, que se escribe paso a paso y pase a pase. Eso es lo que he intentado hacer.

 -Para llegar a ser figura del toreo, ¿cómo tiene que ser el torero y la persona?

 -Tienes que tener tus convicciones y ser persona por encima de todo. Hay que ser una persona sacrificada. Es una profesión en la que hay que tener condiciones y aptitudes en la que no hay que perder el paso. Cuando hay que dar un paso hacia adelante, hay que darlo. Es una carrera muy bonita pero tienes que dedicarle toda tu vida, y tener el pensamiento en el toro, porque en dos segundos te puedes jugar la vida.

 -¿Qué implica ser torero?

-Tienes que tener las ideas muy firmes para saber lo que quieres ser, y ser consciente de que en cualquier momento puedes perder al vida.

 -En más de una ocasión ha dicho que "el triunfo de otro es el fracaso de uno". ¿Qué es la rivalidad para usted?

 -Es una profesión muy individual, en la que si alguien triunfa, se te puede adelantar. Es muy importante no dejarse ganar. Aunque debes alegrarte por los triunfos de los compañeros, pero con un ojo puesto en no dejar pasar a nadie.

 -Además de torero, usted ha sido actor y pintor, faceta en la cual destaca. ¿Por qué y cómo nace el interés por la pintura?

 -Siempre he llevado la pintura conmigo. Me viene el interés desde niño. En 1967 realicé mi primera exposición de pintura en América, por lo que voy a cumplir 49 años dedicado a la pintura. Empecé haciendo cine en el 1964 con ‘La Historia del toreo’, y después participé en varias. Pero no podía dedicarle tiempo, porque entre los toros y la pintura he tenido una vida intensa. Cuando el cine empezó a reclamarme más dedicación, lo dejé y tuve que rechazar otros trabajos que me ofrecieron.

-¿Qué desarrollo ha tenido en la pintura?

 -Yo sigo pintando y realizando exposiciones a lo ancho del mundo. Mis vivencias me enseñan el camino. Lo que me gusta es jugar con el color, sacarle el mayor relieve y la mayor luz y grandeza."

El año pasado se cumplieron 50 años de su alternativa de torero, y en éste se cumple el medio siglo de su alternativa como pintor, con una exposición en Colombia. / Silvia García Navarro

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios