El carnaval en Navas de San Juan

¡Carnaval, carnaval, carnaval, te quiero...! 

Bailaremos sin parar en el mundo entero...

Carnaval de Navas

Bien pueden cantar esa canción los naveros, pues el carnaval en este municipio de la comarcal del Condado se vive con una gran intensidad. 
    Esta fiesta ha estado muy arraigada en Navas de San Juan, incluso en los años de la dictadura, en los que ante la prohibición rigurosa de disfrazarse, los habitantes dedicaban esos días a juegos y bailes entre vecinos y amigos: el casco de la olla, la gallinica ciega… Y a bailar boleros y, sobre todo, la popular jerigonza. Y algún atrevido osaba disfrazarse, aunque fuera en la intimidad o pintarse la cara para animar las veladas.
    Fue en las décadas de los 80 y 90 cuando comenzó el auge que tiene hoy en día. Fueron años, quizá, en los que el carnaval se convirtió en algo más que una fiesta, y las coplillas llegaron a  críticas un tanto encarnizadas.
    Afortunadamente, la fiesta se encauzó hacia lo lúdico, hacia el placer de ser algo o alguien que no se es, y disfrutar tanto con los prolegómenos -elección y confección del disfraz- como con la fiesta en sí, de forma individual o colectiva.
Historia del carnaval
El carnaval es probablemente la fiesta pagana que más personas celebran y disfrutan en todo el planeta. 
    Esta celebración se remonta a la antigüedad, pues hay algunas evidencias de que el pueblo sumerio celebraba algo similar hace 5.000 años. 
    Tal y como lo conocemos hoy, el carnaval es una continuación de los antiguos Saturnales, festejos que se celebraban en Roma en honor de Saturno. Con el nacimiento y expansión del cristianismo, esta celebración tomó más auge y se comenzó a conocer como carnaval (del italiano carnevale, y éste del latín carnelevare, de carne, carne, y levare, quitar). Eran tres días de celebración a lo grande, en lo que casi todo estaba permitido; de ahí uno de los motivos de ir disfrazado, taparse el rostro y salvaguardar el anonimato. Hoy en día, estas fiestas se han alargado una semana, comenzando en la mayoría de lugares el llamado jueves lardero. 
    El carnaval simboliza la despedida de la carne y se celebra en las semanas anteriores al miércoles de ceniza, fecha en que comienza la Cuaresma, periodo este que los cristianos destinan al recogimiento, abstinencia, ayuno, penitencia, oración y reflexión antes de la Semana Santa

  

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios